August 28th, 2017 by carlos Alejandro

Donald Trump y sus Andanzas

161 DONALD TRUMP Y SUS ANDANZAS (c)

Por Carlos Alejandro

23 de Agosto de 2017

Cada día que transcurre el presidente estadounidense sorprende a todo mundo con sus twitts y sus actitudes. Comenzó esta semana con el cese del inefable Steve Bannon, su asesor estrella, un distinguido miembro de la ultra derecha radical, impulsor de políticas draconianas, como lanzarse a la guerra como único recurso contra Corea del Norte, y eventualmente contra el gigante chino, así como protector de los neonazis que armaron enorme zafarrancho en la ciudad sureña de Charlottesville.

De seguro Bannon aconsejó al presidente que defendiera a los pobrecitos blancos y Trump, que es otro supremacista, ni tardo ni perezoso lo hizo tan mal que todo el mundo se le echó encima, no sólo en Estados Unidos, sino en todo el orbe. Obviamente el sector blanco profundo americano está de plácemes con este presidente que sí los defiende y sí los entiende.

Esta actitud ha constrastado en forma notable con mandatarios anteriores que sostuvieron la presencia de distintas razas como un elemento de cohesión y como uno de los principales atributos del país.

La partida de Bannon le ha traido a Trump complicaciones con el sector ultra del partido republicano que curiosamente no está de acuerdo con muchas de las posiciones del presidente.

Lo que sí es evidente es la pugna hacia el interior de la Casa Blanca, donde los puñetazos, mordidas, empujones, zancadillas, están a la orden del día para ver quién impone sus posiciones sobre los demás. La salida de Bannon es un ejemplo de esta situación, en la que la hija Ivanka y su esposo, según esto asesores expertos de primera línea, llevaron las de ganar en la lucha.

Trump sigue insistiendo en la construcción de su famoso muro, y para que vean que está trabajando incansablemente en el tema, se desplazó a Arizona, otro estado racista, para arengar a los blancos en contra de los latinos, léase mexicanos. Volvió a insistir en que México pagará su construcción y el gobierno de México, como eterno objeto de piedra, sin responder a tanta agresión.

Él y los agentes de migración que visitó en Yuma, sostienen que la mejor forma de contener el trasiego de drogas por la frontera, es precisamente erigiendo el muro. Una actitud verdaderamente ingenua por parte de los agentes, porque volúmenes relavantes de droga llegarán a Estados Unidos por otras vías procedentes del Oriente.

Y para no perder su estilo, Trump amenazó con lanzarse a la guerra en contra de Corea del Norte, otro país que se la pasa amenazando a la potencia con su supuesto arsenal atómico, para obligar a Trump a sentarse a una mesa negociadora. Rex Tillerson, secretario de estado, ya dijo que sí le entra, pero hasta ahora Pyongyang no da color, porque lo que desea es mantener ese estado de pre guerra para obligar a todos los vecinos y a la potencia a reconocerlo y aceptarlo como chico bueno de la comunidad internacional. Pasarán, no obstante, una buena cantidad de años antes que eso ocurra.

Lo que sí es preocupante es la actritud amenazante de Trump en contra de China, de Irán, de Venezuela y hasta de México, país al que amenazó a través de una llamada telefónica de enviar a sus Marines a poner en orden a las mafias del narcotráfico.

Una de las premisas de su campaña fue la de fortalecer sin límite a las fuerzas armadas, para que sean el ejército más poderoso del mundo, dispuesto a lanzarse a la guerra por el más nimio de los pretextos en cualquier sitio del planeta. Lo que logró en el caso de Venezuela, fue darle argumentos a Nicolás Maduro para hacerse la pobre víctima de la potencia.

Esa actitud beligerante de Trump ha traído como consecuencia que gran parte del aparato oficial de Estados Unidos se está viendo menguado, como es el caso del Departamento de Estado, que ha reducido la plantilla de personal diplomático como nunca se había visto en el pasado y eso está pesando en las relaciones diplomáticas del país.

Para cerrar la semana, las últimas declaraciones de Trump en el sentido de que Estados Unidos puede abandonar el TLC porque no responde a sus intereses, han puesto nerviosos a todos los sectores productivos y políticos de México El canciller Videgaray ha dicho que esa posición es para presionar en la negociación recién iniciada y que México no variará su posición.

Apenas son los primeros escarceos de las tres delegaciones de un largo proceso tendiente a modificar el tratado al gusto de Trump. Es de esperar que la delegación de México actúe con patriotismo y sentido de negocios responsables y no terminemos por vender lo poco que nos queda debido a las presiones de un tipo que nos golpea a placer y al que nuestro gobierno tiene miedo de responder.

O que esté más preocupado por defender los intereses de la clase empresarial y descuide lo esencial de esta negociación, que es el futuro del país en lo político y en lo económico para beneficio de todos los mexicanos. Eso se verá muy pronto, como avancen las negociaciones. De aquí dependen muchas cosas muy serias.