July 1st, 2014 by carlos Alejandro

Estados Unidos y sus Fracasos: La Guerra Civil que Viene

ESTADOS UNIDOS Y SUS FRACASOS: LA GUERRA CIVIL QUE VIENE

Por: Carlos Alejandro

22 de Junio de 2014

Estados Unidos atacó Iraq en dos ocasiones a fines del siglo pasado y a comienzos de éste XXI.

Y fueron los Bush, George y George W, padre e hijo, los que llevaron a la potencia a atacar ese país, cuya característica principal es que navega en un mar de petróleo y está a tope en dificultades de toda índole, sobre todo de pobreza ancestral y de divisiones y supremacías confesionales, también de antiguo.

El padre atacó Iraq con el argumento de “liberar” Kuwait de las garras de Sadam Hussein, otrora aliado incondicional de Estados Unidos, quien lo llevó de la mano al poder, y después fue el villano de la película por tratar de “recuperar” la provincia que le fue arrebatada por Washington y Londres, después de concluida la Segunda Guerra Mundial.

El verdadero fondo del asunto fue recuperar otro mar de petróleo en el subsuelo de ese diminuto país árabe, aún mayor que el que existe en las tripas de Iraq.

El hijo volvió a atacar Iraq en el 2004, pero fue más adelante que su padre: ocupó el país para beneficio propio.

La ocupación tuvo como razón de ser destruir las armas de destrucción masiva que dizque poseía Hussein. Dichas armas jamás aparecieron en los arsenales militares de Iraq.

El verdadero fondo del asunto, fue, ahora sí, usufructuar la riqueza petrolera del país árabe para beneficio de Halliburton y de otras enormes empresas petroleras norteamericanas.

Miles de empresas de toda índole se lanzaron de inmediato a la conquista del mercado iraquí, bajo la protección del ejército estadounidense.

Las autoridades norteamericanas no tuvieron en cuenta que el gasto militar sería de miles de millones anuales para el mantenimiento de las fuerzas de ocupación.

El otro tema que pensaron sería facil de controlar, era la tremenda división étnica y confesional de Iraq, mantenida por Hussein a sangre y fuego.

En cuanto al primer tema, después de los ataques del 11 de septiembre de 2001, la economía norteamericana ha venido sufriendo tumbos que no se han podido corregir. La ocupación de Iraq y Afganistán ayudó al quebranto de la economía con el estratosférico gasto militar.

El presidente Obama, sucesor de Bush, pensó con bastante lógica que reduciendo el número de soldados apostados en Iraq ayudaría a reducir el gasto militar de su propio país.

La presencia militar de Estados Unidos se ha reducido al mínimo y las cuentas se han ido nivelando para mejoría de las finanzas norteamericanas.

Pero ese movimiento no contó (o si contó, parece que no importó), con que el tablero iraquí iba a descomponerse en cuestión de meses, algo que utilizan los enemigos de Obama para atacarlo de tibio y falto de una estrategia realista para Iraq.

Estados Unidos, que se ha caracterizado por no tener buenas relaciones con los chiítas, dejó, no obstante, el camino libre al gobierno colaborador de Nuri al Maliki, de confesión chiíta.

La etnia kurda y la confesión sunita iraquí, apartadas del gobierno y de una distribución de la renta petrolera, simplemente se han aprovechado de la situación de vacío creada por la ausencia de los militares norteamericanos.

Los kurdos (sunitas) se han ido apoderando poco a poco de puntos importantes del norte de Iraq, cercanos a las fronteras con Turquía y Siria.

Los sunitas iraquíes y de otras nacionalidades, que arrancaron desde la frontera con Siria, están a punto de tomar la capital, Bagdad.

Ambos, simplemente, los yijhadistas quieren el poder y la riqueza para sí, después de que la confesión chiíta los hizo a un lado de modo grosero.

Iraq es ahora todo, menos un país próspero y, sobre todo, en paz. El ingreso petrolero se ha utilizado para enriquecer a una minoría. La corrución sigue tan campante, y nadie ha hecho algo para aminorar la miseria y el hambre de los iraquíes.

Los combates entre los distintos grupos no disminuyeron ni con la presencia norteamericana y se han recrudecido con su ausencia.

Antes bien, la situación se ha deteriorado de tal manera con la rápida presencia de los sunitas, que el conflicto interno de Iraq ya amenaza la estabilidad del Oriente Medio.

La presencia del Estado Islámico de Iraq y el Levante (EIIL) ha crecido tanto en cuestión de días, que ha causado alarma verdadera en el gobierno de al Maliki, que está armando a toda prisa a chiítas que se enfrenten al EIIL y evitar la toma de Bagdad, que en estos momentos, parece inevitable.

Y los Estados unidos, alarmado de lo que está ocurriendo en Iraq, ahora busca el auxilio de su archi enemigo Irán, país que no desea a los sunitas en un eventual gobierno en su vecino Iraq.

El EIIL también amenaza a la vecina Siria, país que lleva tres años en guerra civil, causante de más 300 mil muertos, más de 3 millones de desplazados y refugiados de guerra y 10 millones en situación de desastre humanitario.

Muchos de estos desplazados se encuentran viviendo en las peores condiciones en campamentos en Iraq, Turquía, Jordania y Líbano. El rápido desplazamiento del EIIL en territorio iraquí ha causado ya la huída de miles de iraquíes hacia los países vecinos, y es de esperar otro desastre humanitario, alcance el EIIL o no, la capital.

Ante este panorama tan negro que se avecina con una guerra civil en Iraq, la situación en el Medio Oriente entra a una nueva fase de desestabilización con imprevisibles consecuencias.

Recuperar su predomonio sobre esa zona del mundo, le costará mucho esfuerzo a Estados Unidos, sobre todo porque su situación económica no es para involucrarse nuevamente en estratosféricos gastos militares. Y parece que tampoco tiene una fórmula convincente para solucionar lo que se avecina. Tal vez no esperaban el repentino surgimiento de los yijhadistas y la rapidez de su desplazamiento hacia Bagdad.

Parece que Estados Unidos se acerca a una nueva derrota en sus intenciones de dominación política y económica en el mundo.

 

 

2 Responses to “Estados Unidos y sus Fracasos: La Guerra Civil que Viene”

  1. Iraq says:

    Me da pavor el ver como la situacion actual en Irak puede encender odios que terminen en enfrentamientos religiosos.
    Aqui desde hace tiempo advierten de esta posibilidad y parece que todo
    va tegiendose poco a poco como decian

    • Tienes toda la razon estimada Evelin. Un jefe mio, un gran embajador, decia que lo que mueve al mundo son dos “r”: Raza y Religion. Y siempre he pensado que tenia razon. Si te fijas, las guerras y enfrentamientos tienen basicamente esos componentes. Podra haber guerras por territorios, por recursos, por odios, por intereses politicos y economicos, pero en el fondo, las guerra siempre tienen un componente religioso, como es el caso de Iraq. Mira que cosas terribles estan ocurriendo ahi por la religion y por las distintas razas que habitan en ese pais tambien por los recursos y obviamente por los recursos. No se en que va a parar todo esto!! Te mando un abrazo y gracias por enviar tu opinion. Abrazote!!!!! Carlos