May 1st, 2014 by carlos Alejandro

Regresiones

REGRESIONES

Por Carlos Alejandro

No cabe duda que algo estamos haciendo mal los mexicanos, porque en lugar de avanzar hacia adelante, hacia mejores estadios de nuestra vida y de nuestro porvenir, tal parece que, como los cangrejos, vamos para atrás.

Nuevamente los políticos se han apoderado de lo poco que los ciudadanos habíamos ganado para nosotros mismos, como es la construcción de una incipiente democracia, después de tantos años de autoritarismo. Democracia que no se nos da, no sé si porque no hemos aprendido a pelear por nuestros derechos, o bien porque hay alguien más poderoso que nos brinca y nos anula.

Esto viene a cuento por el inicio de labores del nuevo Instituto Nacional Electoral (INE) que viene a sustituir al Instituto Federal Electoral (IFE), organismo que, con defectos y errores, se estaba convirtiendo en una institución creíble para el pueblo mexicano.

Los errores y defectos venían de los propios ejecutores de la política nacional, los propios actores políticos que aún gobiernan a este país.

Errores de la propia legislación que creó el IFE y luego defectos en la aplicación de ésta, porque los partidos la interpretaron para su propio beneficio. Todos le sacaron jugo al IFE en toda circunstancia.

El IFE comenzó bien sus tareas y sacó adelante varias elecciones nacionales, pero donde se atoró fue en las presidenciales, porque la presidencia de la república es el poder de poderes y nadie está dispuesto a perderlo. De igual manera, todos hacen hasta lo impensable para ganarlo. Primero fue el PRI en perderlo, pero la persistencia y su organización lograron su regreso después de dos procesos electorales, siempre cuestionados por la izquierda que no supo enfrentar su propia realidad, de ser una fuerza política fragmentada y anquilosada.

Después de dos administraciones federales consecutivas del PAN, éste regresó a la oposición por cometer los mismos errores, o peores aún, que llevaron al PRI a perder el gobierno.

Peores, porque se dedicaron a robar a mansalva, a cometer pifias tremendas que fastidiaron pronto al electorado, a hacer toda clase de artimañas para quedarse en el poder y dejaron vivos a sus opositores, cuando tenían toda la oportunidad de hacerlo.

Conclusión, se pelearon con la izquierda y dejaron en santa paz al PRI, creyendo que estaba herido de muerte y que ellos mismos cavarían su tumba. Ilusos ellos.

Perdieron una oportunidad histórica de cambiar tantas cosas en México y en lugar de trabajar para los mexicanos, se dedicaron al pillaje, a trabajar para la clase favorable a sus intereses y a la inconsecuencia, y olvidaron a aquellos que les dieron sus votos pensando que los panistas sí harían mejor las cosas para sacar adelante a la gente. Ilusos nosotros.

Así nos hemos vivido entre tanta corrupción e incompetencia de nuestros políticos. No importa el color, la ideología, ni la bandera política; ni si son de derecha, centro o izquierda, lo único que les interesa en mantener sus privilegios de casta.

Por eso, cuando los panistas perdieron el poder en el 2012 hicieron su pataleta y aprovechando que el gobierno del PRI necesitaba sus votos para sacar las enmiendas constitucionales, se montaron en su macho para desaparecer el IFE, organismo que, según ellos, les había robado la elección. Malos perdedores.

Lo mismo dijo el otro perdedor, el político mesiánico Andres Manuel López Obrador, de la izquierda siempre dividida e igual de corrupta. El problema no estaba en el ejecutor de las elecciones, sino que la elección la perdieron ellos mismos por su inagotable incompetencia para gobernar. A más de un año de gobierno, el PRI sigue sin cantar bien las rancheras. Ni para dónde moverse.

El nuevo INE es una mala copia del IFE, con bastantes errores que no se corrigieron y que seguirán arrastrándose.

Y bastantes mañas que traen bajo el brazo los mismos partidos políticos, que se rehúsan a ceder el control y ejecución de las elecciones a la sociedad civil para que ésta administre la democracia, antes bien, quieren al INE para mantener sus cotos de poder. De igual forma, hay que verlos en los poderes legislativos. Para llorar.

Todo por el capricho de un partido que no supo gobernar y que tiró por la borda todo lo bueno que pudo hacer y no quiso.

La corrupción y la incompetencia de la clase política mexicana nos seguirán acompañando por bastante tiempo más. Qué lástima.

One Response to “Regresiones”

  1. gio says:

    Hola.. no se Te olvide poner estos en cateforias. No tienen categories. .